Comité Nacional por la Libertad de los Cinco Cubanos

HOME  •  News Updates  •  Calendar  •  Resources  •  Store/Donations  •  Contact Us  •  HOME
Portada  •  Noticias  •  Calendario  •  Recursos  •  Tienda/Donaciones  •  Contáctenos  •  Portada


‘The small island 90 miles away has the right to choose its own destiny’

A telephone conversation with Gerardo Hernández — Part 5

by Saul Landau
May 21, 2009
Reprinted from Progreso Weekly

Part 1 of this interview is here
Part 2 of this interview is here
Part 3 of this interview is here
Part 4 of this interview is here

Saul Landau

Saul Landau: Did you talk to the prosecution?

Gerardo Hernández: No. Everything goes through our lawyers. Initially I talked with the government lawyer [public defender]. He suggested the possibility of cooperating with the government. I don’t know if he was presenting the prosecution’s idea or not. But I told him that if he wanted to continue being my attorney we should not touch that subject again. And he never mentioned it again. Although later they [the government] offered so-called plea bargains, meaning one would admit guilt and cooperate. We rejected all such attempts. But we never had direct contact with the prosecution.

Landau: Did it occur to you to cooperate, so as to escape the nightmare you’ve described?

Hernández: Look, we’ve been in prison for over 10 years. People who know about this case have said to me: “Cuba must have paid you lots of money to do this!” I always laugh and say: “If I had done what I did for money, I wouldn’t be here.” Because when one works for money, one works for the highest bidder. And Cuba could never pay what this country could pay. I would have accepted their [US] offers and saved myself 10 years behind bars without seeing my wife. A lot of people don’t understand; people brought up to think money means everything in life.

No, betrayal never crossed my mind. It’s so obvious that it becomes difficult to explain. It would mean not only self betrayal, as a revolutionary, but also a whole country, my family. It would mean betraying all the Cubans that in the hundred something years since the 1868 revolution, have given their lives so Cuba could be free, independent and sovereign. I was clear from the start: what I was doing was not wrong. I’m sorry I had to break some [US] laws, but it was for a greater good and absolutely necessary. So I have nothing to repent.

Landau: One accusation against you: Conspiring to commit espionage. What evidence did the US government have?

Hernández: None. I’m accused of supervising others who were involved in that [information gathering operation]. Take Antonio [Guerrero, one of the five] for example. Antonio went to an [employment] office in Key West, where he lived, to look for a job.

A woman in the office told him about a plumber’s job at the Key West naval base. And he accepted. He didn’t seek that job. She offered it to him. We brought that employment agency woman to the trial [as a witness]. She testified she had kept insisting he take that job. Once he started working there, we informed Cuba. Cuba said: “We know that prior to a US invasion of another country, like Haiti and previously, there may be an increase in resources being deployed at that base. For example: “On a normal day there might be 12 planes. If you see 25 planes let us know because something funny is gong on.”

It was defensive. Cuba wanted to know about any extraordinary movements there. Remember, this is the base closest to Miami, where these folks [militant exiles] have so much influence. And they dream the US army will eliminate all the revolutionaries from Cuba, so they can return. So, Cuba has always had this concern. Occasionally, Antonio would say: “There’s a bad situation on the base; there are this many planes, this many left and this many returned.” That is obviously military information. But according to US laws, it’s not espionage. Anyone driving along Route 1[in south Florida] can see how many airplanes there are; public information. There are extensive legal precedents that it’s not espionage.

The prosecution said: “You’re right, that’s not espionage. It’s conspiracy to commit espionage.” Because some day Antonio would want clearance, so he could get another position with access to secret information.” Throughout all those years [from 1993 to 1998] that never happened. But they say it could have happened. So they stretched that charge, and convicted him. It’s possibly the only case in the United States of someone being found guilty of “conspiracy to commit espionage” in which the person had absolutely no access to secret information.

Landau: About you knowing Brothers to the Rescue would be flying on that day? Did you know the Cuban Air Force planned to attack them, and attack them over international waters?

Hernández: That’s the other charge. If you had initially asked the prosecution, “What involvement did he [Gerardo] have in making that happen?” they would say, “He sent them the flight plans.” Later it was proved that I didn’t send the flight plans. The FAA, [Federal Aviation Administration] sent the flight plans. But besides that, what flight plan? Basulto had given a press conference, announcing they would be flying on February 24.

Our own lawyers even made this mistake saying: “When you sent them information regarding the flight plan…” No, I didn’t even do that. I sent absolutely no information concerning that flight. They said that out of carelessness; and even if it had happened, it would have nothing to do with anything, but it didn’t even happen. The crazy idea the prosecution invented is that not only did I know they [Cuba] were going to shoot the planes down -- I did not know that -- but I knew would do so over international waters; that Cuba was conspiring, not just to shoot down these planes invading Cuban air space, but over international waters. That’s the most absurd idea that anyone could ever invent. But the trial was held in Miami, and therefore I would be found guilty of any charge at all.

Landau: Who in Cuba controls that kind of attack, MIG pilots or people on the ground?

Hernández: I assume it’d be Cuban Anti-Air Defense and the Armed Forces Ministry --including ground radar and the Air Force. My understanding is Fidel Castro and I believe Raul explained in detail on Cuban TV how the orders were given. I don’t have details about that because it happened while I was here. I assume the radar system, the Air Force and the high command worked together like a well-oiled machine.

Landau:With Obama’s election, do you anticipate positive steps toward Cuba and your case?

Hernández: Yes. Obama, in his campaign, had the courage to say he’d be willing to talk with Cuba without preconditions. Previously in Miami, that was practically political suicide. Anyone doing that would know he’d lose the Florida Cuban vote. But he said it and I think everything US politicians say is calculated. So he knew the risk. He won without getting a majority of the Cuban vote. So he owes them nothing. He’s intelligent, and knows that 50 years of erroneous politics towards Cuba has not produced any result. So I wait, and without much hope or false expectations, for him to take more reasonable, rational measures towards Cuba. This country is moving towards a more respectful relationship with Cuba -- in the interests of both countries.

In my case, I don’t expect anything to happen. My policy has always been: expect the worst; if something good happens, I’ll be grateful. In our situation -- the 5 -- one can’t live on false hopes and illusions. I’m facing life sentences and I’m prepared. If something should change, I’d welcome it, but I can’t think in ifs. Psychologically, you must be prepared for what will happen, not live on illusions.

Landau: How do you survive each day?

Hernández: I spend most of the day reading and writing. I have an enormous and pleasant tragedy with correspondence. Some days I get 60, 80 letters. …the record is 119. So imagine, just reading those letters is difficult. The days pass by incredibly fast. They help keep my mind distracted. I try to read what is published about Cuba, to keep myself current on my area of expertise, international relations. Sometimes people here ask me: “How can you read all the time?” I enjoy it. Unfortunately, I cannot answer all the letters. Some people even get mad. But it’s impossible because there are so many letters and not enough time.

Landau: Do you have a message for Washington?

Hernández: Yes. If I could, I’d say: “if we are guilty of anything it is only of doing the same thing that many Americans patriots are doing right now, those in the mountains of Tora Bora searching for information about Al Qaeda, so that the acts committed on 9/11 are never repeated.”

I’m sure those people are seen here as patriots. That’s exactly what we were doing here: collecting information in Florida to impede terrorist acts in Cuba. Terrorism against Cuba is not an abstraction. Those who have died because of those acts have first and last names; acts planned with impunity here in US territory. Our only crime is the one committed by young Americans who today receive medals for it. So it’s paradoxical: a country waging a war against terrorism houses terrorists [in Florida], protects those who put bombs on planes that killed dozens of people [Luis Posada and Orlando Bosch]; and they are glorified for doing so.

I’d also like the United States to understand: Cuba is a free and sovereign country. It has the right to choose its own path, to build its own destiny, its own system. Like it or not, we Cubans are the ones to decide what we will fix, what we must change, what to do differently, and how to build our society. If we had the necessary peace to build our social system the way we have always dreamt, things would be different today. We would have advanced much more. Unfortunately, we haven’t had the peace to be able to do that. I hope the day will come when the United States will understand that the island, small 90 miles away, has the right to choose its own destiny. I think that day will come as will the day in which American and Cuban peoples will feel more closely connected, based on mutual respect.

Saul Landau is an Institute for Policy Studies Fellow making a film (with Jack Willis) on the Cuban Five. His other films are available at



“Esa isla pequeña que esta a 90 millas tiene el derecho de elegir su propio destino”

Conversación telefónica con Gerardo Hernández
— Parte V

por Saul Landau
21 de mayo de 2009
Tomado de Progreso Semanal

Parte 1 de este entrevista aqúi
Parte 2 de este entrevista aqúi
Parte 3 de este entrevista aqúi
Parte 4 de este entrevista aqúi


Saul Landau: ¿Usted habló con los fiscales?

Gerardo Hernández: No, todo se realiza a través de los abogados. Al principio tuve una conversación con el abogado (abogado de oficio). El nos plantea la posibilidad de cooperar con la investigación, que cooperara con el gobierno. No sé si eso fue una idea de la fiscalía a través de él. Yo le dije que si el aspiraba a seguir siendo mi abogado que ese era un tema que no debíamos tocar nunca más y él no volvió a hablarme de eso. Pero más adelante sí hubo los llamados “plea agreements” (*) que se ofrecieron para que uno se declarara culpable y cooperara. En nuestros casos todo fue rechazado. Pero no tuvimos contacto directo con la fiscalía.

Landau: ¿Y nunca se le ocurrió traicionar para escapar de la pesadilla que nos cuenta?

Hernández: Mire, ya son más de 10 años que llevamos en la prisión. Muchas personas que conocen el caso me dicen: “Cuba debe haberte pagado mucho dinero para que hicieras esto” Yo siempre me río y digo: “Si lo hubiera hecho por dinero, no estaría aquí.” Porque cuando uno trabaja por dinero, lo hace para el que pague mejor. Y Cuba jamás en la vida podría pagar lo que puede pagar este país. Si hubiera aceptado la oferta de ellos, me hubiera ahorrado 10 años de mi vida en prisión sin ver a mi esposa,. Muchas personas no entienden eso, personas que se han criado con la idea de que el dinero es todo en la vida.

La idea de traicionar nunca me pasó por la mente. Es tan obvio que hasta me cuesta trabajo explicarlo. Pero sería traicionar no solo a mi mismo como persona, como revolucionario, sino sería traicionar a un país completo, a mi familia. Sería traicionar a todos los cubanos que en ciento y tantos años de revolución, desde 1868, han muerto, han dado sus vidas porque ese país sea libre, sea independiente y conserve su soberanía. Yo estaba bien claro desde el primer momento que lo que yo hacía no estaba mal hecho. Me apena haber violado algunas leyes, pero fue por lograr un bien mayor y por absoluta necesidad. Así que no tengo nada de qué arrepentirme.

Landau: Una de las acusaciones contra usted es de conspiración para espiar. ¿Que evidencia tenía el gobierno norteamericano contra usted?

Hernández: Ninguna. A mí me acusan de haber supervisado a otras personas que tenían algo que ver con eso (operaciones de acopiar información). Por ejemplo, el caso de Antonio [Guerrero, uno de los 5]. Antonio fue a una oficina (de empleo) en Cayo Hueso, donde el residía, a buscar trabajo.

En esa oficina la muchacha le ofreció trabajo como plomero en la base naval de Cayo Hueso. Y él aceptó. Él no fue a buscar ese trabajo. La muchacha fue la que se lo ofreció. Nosotros llevamos al juicio a esa trabajadora del lugar de empleo (como testigo). Y ella testificó que hubo que insistirle a él para que tomara ese trabajo. Una vez que él estuvo trabajando allí, nosotros informamos a Cuba. Cuba dice: “Nosotros sabemos que cuando Estados Unidos va a invadir a otro país (sucedió con Haití, ha sucedido antes) en esa base puede haber un incremento de los medios militares.” Por ejemplo: “Normalmente en esa base debe de haber, digamos 12 aviones. Si un día tú ves que hay 25, mándalo a decir para acá, porque hay algo raro.”

Era una medida meramente defensiva. Cuba quería saber si había un movimiento extraordinario en ese lugar. Recuerde que esa es la base que está más cerca de Miami, donde esta gente (los exiliados extremistas) tiene tanta influencia. El sueño de esa gente es que el ejército norteamericano les limpie Cuba de revolucionarios para ellos volver allá. Así que Cuba siempre ha tenido esa preocupación. De vez en cuando Antonio decía: “La situación en la base no está normal, hay tantos aviones, llegaron tantos, se fueron tantos.” Obviamente eso es información militar. Pero según las leyes de este país, eso no es espionaje. Porque cualquiera que maneja por el US-1 (carretera en el Sur de la Florida) puede ver cuántos aviones hay allí. Esa es información pública. Y hay muchos precedentes en la jurisprudencia de este país que dice que eso no es espionaje.

La fiscalía dijo: “Tiene razón, eso no es espionaje. Es conspiración para cometer espionaje.” Porque un día Antonio iba querer tener una autorización, iba querer otro cargo con información secreta. A lo largo de todos esos años [1993-1998] nunca ocurrió. Pero ellos especulan que pudo haber ocurrido. Entonces distorsionaron ese cargo y lo declararon culpable. Posiblemente sea el único caso en Estados Unidos de alguien declarado culpable de conspiración para cometer espionaje sin que exista ninguna información secreta.

Landau: ¿Y la idea de que usted sabía que Hermanos de Rescate iban a volar ese día? ¿Usted sabía que la Fuerza Aérea cubana iba a atacarlos, y que iba a atacarlos sobre aguas internacionales?

Hernández: Esa es la otra acusación. Al principio, si uno preguntaba a los fiscales, “¿Que fue lo que hizo él (Gerardo) para que eso ocurriera?” Ellos decían: “El mandó el plan de vuelo.” Después quedó demostrado que yo no mandé el plan de vuelo. El plan de vuelo lo mandó la FAA (Administración Federal de Aviación). Pero además, ¿qué plan de vuelo? Basulto había dado una conferencia de prensa diciendo que iban a volar el 24 de febrero.

Hasta nuestros propios abogados se han equivocado y han dicho, “Cuando mandaste información relacionado con el vuelo…” No, nada de eso. No hay absolutamente ninguna evidencia de que yo haya mandado información relacionada con el vuelo. Ellos lo mencionan así, con descuido, porque aún si existiera tampoco tiene nada que ver. Pero es que ni eso hubo. Ahora, la loca teoría de la fiscalía es que no solo yo sabía que (Cuba) los iba a derribar —cosa que, por supuesto, no sabía— sino que yo sabía que lo iba a hacer sobre aguas internacionales, que Cuba tenía una conspiración no solo para derribar los aviones en el espacio aéreo cubano, sino sobre aguas internacionales. Eso es lo más absurdo que se le puede ocurrir a nadie. Pero el juicio fue en Miami, y de cualquier cosa que a mí me hubieran acusado allí, me iban a declarar culpable.

Landau: ¿Quien controla el ataque en Cuba, los pilotos de los MiG, o la gente en tierra?

Hernández: Yo supongo que es la Defensa Antiaérea cubana junto con el Ministerio de las Fuerzas Armadas, que comprende tanto los radares en tierra como la Fuerza Aérea. Yo tengo entendido que Fidel Castro, y si mal no recuerdo Raúl también, explicó en detalle en la televisión cubana como se dieron las órdenes. No tengo muchos detalles, porque eso sucedió cuando yo estaba aquí. Supongo que funciona como un mecanismo engrasado; tanto los radares, como la Fuerza Aérea, como el alto mando de las Fuerzas Armadas.

Landau: Con la elección del presidente Obama, ¿usted espera algunos pasos positivos hacia Cuba y hacia su caso?

Hernández: Si. Durante su campaña Obama, tuvo la valentía de decir que él estaría dispuesto a conversar con Cuba sin precondiciones. En Miami, en otra época eso era prácticamente un suicidio político. Quien hiciera eso pudiera olvidarse del voto de los cubanos en la Florida. Pero él lo hizo, y pienso que toda declaración de un político norteamericano está bien calculada. El sabía los riesgos que corría. Él ganó las elecciones sin el voto mayoritario de los cubanos. No les debe nada. Es una persona inteligente y sabe que 50 años de esa política errónea no han conducido a nada. Y yo espero, sin muchas expectativas ni falsas ilusiones, que el tome medidas más razonables, más racionales con relación a Cuba. Este país está avanzando en la dirección de tener una relación más respetuosa con Cuba —para el bien de ambos países.

En cuanto a mi caso, no espero nada. Mi política siempre ha sido esperar siempre lo peor, y si ocurre algo mejor, pues bienvenido sea. Pero en nuestra situación —la de los 5— uno no puede estar viviendo de ilusiones y de falsas expectativas. Tengo dos cadenas perpetuas, y para eso estoy preparado. Si algo cambiara, bienvenido sea, pero yo no puedo estar sacando cuentas ni haciendo ilusiones. Psicológicamente tienes que estar preparado para lo que va a pasar y no vivir de ilusiones.

Landau: ¿Cómo sobrevive cada día?

Hernández: La mayor parte del día se me va escribiendo y leyendo. Tengo una gran y agradable tragedia con la correspondencia. Tengo días en que me llegan 60 u 80 cartas —el récord es de 119 cartas. Podrá imaginar lo difícil que es no solo leer, sino responder todas esas cartas. Y los días se me van con una velocidad increíble. Eso ayuda a mantener la mente distraída. Trato de leer todo lo que se publique en relación con Cuba, y de mantenerme al día con mi especialidad, que son las relaciones internacionales. A veces la gente aquí me dice, “¿Cómo puedes estar leyendo todo el tiempo?” Yo lo disfruto. Desafortunadamente, no puedo contestar todas las cartas, y hay gente que hasta se disgusta. Pero es imposible, porque son muchísimas cartas y no alcanza el tiempo.

Landau: ¿Tienes algún mensaje para Washington?

Hernández: Si yo pudiera les diría: “De lo único que somos culpables es de haber hecho lo mismo que están haciendo en estos momentos unos cuantos patriotas norteamericanos que andan recorriendo las montañas de Tora Bora buscando información sobre Al Qaeda, para que no se repitan los hechos del 11 de Septiembre.”

Estoy seguro que a esas personas aquí las ven como patriotas. Y es exactamente lo que estábamos haciendo nosotros; acopiando información en la Florida para impedir los actos terroristas en Cuba. Cuando uno habla de terrorismo contra Cuba no lo hace de manera abstracta. Hay nombres y apellidos de gente que ha muerto por esas acciones, acciones que se han planeado con total impunidad aquí en territorio norteamericano. El único crimen nuestro fue hacer lo mismo que están haciendo hoy jóvenes norteamericanos que van a recibir sus medallas por eso. Entonces es completamente contradictorio: un país que hace una guerra contra el terrorismo alberga (en la Florida) a terroristas y protege a gente (Luís Posada y Orlando Bosch) que puso bombas en aviones, que mató decenas de personas; y que se vanagloria de haberlo hecho.

Me gustaría también que Estado Unidos entendiera que Cuba es un país libre y soberano. Tiene el derecho de elegir su propio camino, de construir su propio destino, su propio sistema. Gústele o no, somos los cubanos los que tenemos que decidir qué arreglamos, qué cambiamos, qué hacemos diferente y cómo queremos construir nuestra sociedad. Si tuviéramos la paz que necesitamos para construir nuestro sistema social tal y como lo soñamos, las cosas serian diferentes hoy. Hubiéramos avanzado mucho más. Desgraciadamente, no hemos tenido paz para hacerlo. Yo aspiro a que llegue el día en que Estados Unidos se dé cuenta de que esa isla pequeña que está a 90 millas tiene el derecho de elegir su propio destino. Yo pienso que ese día va a llegar, y va a llegar el día en que el pueblo norteamericano y el pueblo cubano se sientan mucho más estrechamente vinculados, siempre sobre la base del respeto mutuo.

Saul Landau está realizando actualmente (con Jack Willis) un filme acerca de los Cinco de Cuba. Sus otros filmes están disponibles en DVD por medio de Landau es miembro del Instituto para Estudios de Política.



HOME  •  News Updates  •  Calendar  •  Resources  •  Store/Donations  •  Contact Us  •  HOME
Portada  •  Noticias  •  Calendario  •  Recursos  •  Tienda/Donaciones  •  Contáctenos  •  Portada